El Yoga puede practicarse a cualquier edad, puede variarse el estilo, la forma, la respiración o el ritmo, pero al fin y al cabo sigue siendo Yoga, con los beneficios que ello conlleva.

El Yoga específico para tercera edad está pensado para personas con algunas dificultades para seguir el ritmo de una clase para adultos, ya sea por su condición física, por alguna dolencia que le haya provocado falta de movilidad, o simplemente porque no haya practicado Yoga nunca y la edad a la que se comience a practicar sea elevada. De hecho, hay personas que comienzan en grupos de tercera edad y con el tiempo cambian a grupos de adultos, una vez que han tomado más contacto con la práctica y su condición física ha mejorado. Estos casos siempre han de estar supervisados por el/la instructor/a ya que es preferible que la persona permanezca en su grupo habitual a que por el hecho de cambiarse de modalidad pueda sufrir algún tipo de lesión por sobre esfuerzo.

Los beneficios de practicar Yoga en edades avanzadas son múltiples, a continuación enumeramos los principales:

– Aumento de la flexibilidad y la agilidad: son dos cualidades que inevitablemente se van perdiendo con la edad, el mantener el cuerpo en movimiento y coordinar movimiento y respiración, mediante posturas que favorecen la oxigenación de tejidos, órganos y músculos, hacen que el sistema músculo-esquelético esté activo y en un estado saludable.

– Aumento de la conciencia corporal: Al tomar conciencia de los movimiento se aumenta la conciencia corporal y con ello el control de los movimientos y la coordinación corporal global.

– Aumento del equilibrio: También derivada de la menor actividad física, pérdida de rango de movimiento y comúnmente por disminución de la capacidad auditiva. Estos factores aumentan por tanto el riesgo de caídas, lesiones, daños y fracturas óseas. En la práctica de Yoga se va aumentando de forma progresiva el rango de movimiento y la capacidad para quedar en equilibrio sobre un pie.

– Activación muscular coordinada: Muchas de las lesiones comunes en personas mayores ocurren por la pérdida de masa muscular que sucede en la senescencia (envejecimiento celular), al reactivar tejidos y músculos la persona incremente su autonomía

– Beneficios psicológicos: Con todo lo visto anteriormente, la persona reforzada su autoestima y autoconfianza. Muchas personas, conforme van cumpliendo años, se sienten menos útiles y eso hace mella en su autoestima. El Yoga al ser una disciplina holística, trabaja al mismo tiempo cuerpo y mente, que es algo importante dada la interrelación y retro alimentación entre ambas. Cuando mejoramos nuestro estado mental, mejora nuestra salud física y viceversa.

Desde Con Alma Yoga animamos a toda persona mayor a que experimente las sensaciones que el Yoga le puede proporcionar, seguro que encuentra un bienestar y una mejora en su día a día. Agradecemos que esta información sea difundida si lo consideras oportuno, para cualquier consulta, no dudes en contactar en info@conalmayoga.es / conalmayoga@gmail.com, en el 625166392, gracias!