Un término que no aparece en la Real Academia de la Lengua, sí encontrado en diversos textos antiguos con diferentes acepciones, algunas curiosas donde las haya. En mi caso, este término apareció durante un sueño, estos sueños raros que estoy teniendo a veces durante la cuarentena…es curioso, ya que no suelo recordar los sueños. En esta ocasión, nada más despertarme, seguía resonando en mí el término. Curiosa, empecé a investigar sobre él. Comencé por buscar antónimos de apertura, ya que normalmente suele haber sinónimos y antónimos de las palabras conocidas. Algunos de los antónimos que encontré de la palabra apertura tenían connotaciones negativas, por ejemplo intransigencia, intolerancia, obstrucción, incomprensión… la verdad, nada alentadores comparado con lo que yo había interpretado de mi sueño. En cambio, todo lo que nos viene a la mente cuando escuchamos “apertura” nos recuerda a algo positivo… en mi opinión ha de haber primero “adentrura” para que la apertura sea positiva, sana y que sume. Quizás el fallo fue buscar antónimos, porque realmente no tienen por qué ser antónimos los términos apertura y adentrura.

 

 

 

 

La sensación al despertar de mi sueño fue como que el término que había venido a mí, cubría una serie de carencias o necesidades de entender todo lo que representa el estar con el propio ser. Dada la obligatoriedad de quedarnos en casa a excepción de circunstancias muy concretas, estamos experimentando una etapa de nuestras vidas bastante especial, debido a la novedad y no precedentes, (al menos en nuestra generación), de todo lo que está ocurriendo. Los motivos, circunstancias, consecuencias sanitarias, económicas, etc. no son analizadas en este escrito, daría para otro no se si más largo, quizás si más controvertido…
En los casos de las personas que vivimos solas, aún es más acusado aún el proceso de ahondar en el auto-conocimiento y la auto-observación. En mi caso concreto, os puedo asegurar que está despertando un gran abanico de nuevas ideas, pensamientos, vivencias, esperas, agradecimientos y muchas y nuevas sensaciones hacia mí misma y hacia todo lo que me rodea. He decidido hacer una meditación guiada sobre todo lo pasa por mi cuerpo y por mi mente en estos momentos, si os apetece escucharla, al final del documento está el enlace a ella.
El término “Adentrura” en sí: Me resuena (para empezar) a Aventura!, y sin duda lo es…es un camino desconocido que quizás no hayamos tenido ocasión, por los motivos que sean, de caminar y experimentar antes. ¡Bienvenida sea la aventura si además se trata de aventurarse hacia adentro!, está podría ser una de las definiciones cortas y sencillas que se me viene a la cabeza de este término soñado.
Otra podría ser: Descubrir nuevos rincones en el propio interior, antes en la sombra, olvido o desatención. Pero se me ocurren más… Por ejemplo: Hecho de llegar a espacios internos no conocidos anteriormente mediante la acción de escucha, encuentro individual y observación.
Podríamos encontrar muchas otras definiciones pero en definitiva, se trata de realmente ser tú mism@, (aunque suene a tópico), tratando de dejarte influenciar lo menos posible por imposiciones externas: Que nazca desde tu interior hacia afuera todo original, propio, bello (o no) que lleva tanto tiempo latente y no al contrario, como por desgracia estamos acostumbrados (bombardeados subliminal-mente o desacaradamente por como debemos vestir, comportarnos, la imagen que hemos de tener, cómo hemos de pensar, actuar, ser…(lista infinita). Potenciar el valor, que no la copia, de las ideas de otras personas, dejar que el resultado de cada “adentrura individual” se exprese, entender el mundo como colaborativo y no como competitivo.
Estamos tan hechos a que se nos indique el cómo hacerlo todo que cuando estamos en un espacio cerrado con nosotr@s mism@s podemos redescubrir mil formas de ser, no nuevas, pero sí quizás apartadas inconscientemente de la realidad mundana por costumbres externas impuestas e implantadas en nuestra mente por las “altas esferas”.
¿Cómo llegar a esa “adentrura”? ¿Quizás con la meditación?, ¿mediante ayuno o una dieta especial? ¿con ejercicios de respiración y posturas y mudras de Yoga? ¿con todo junto?… Creo que la clave y la respuesta están en la individualidad de cada “adentrura”. Es decir, cada persona encontrará la posibilidad de conocerse mejor tomando consciencia de sí misma en este mundo. De la parte del todo que es, del momento concreto de su espacio y temporalidad, de sus pensamientos separados al máximo de los globales no propios, del sosiego y la calma de la observación humilde, sincera y respetuosa.
Enlace a la meditación: https://youtu.be/5JXH5Z8yhog
¡¡FELIZ ADENTRURA!!